Canciones de padres e hijos

padre - Canciones de padres e hijos - Vos sabés - Carta a mi viejo - Mi querido, mi viejo, mi amigo - Mi viejo

Canciones de padres e hijos

Vos sabés

Los fabulsosos Cadillacs

.

Vos sabés, como te esperaba

cuanto te deseaba, no si vos sabes

Vos sabes, que a veces hay desencuentros

pero cuando hay un encuentro de dos almas trae luz

vos sabés, que cuando llegaste cambiaste el olor de mis mañanas

No si vos sabés

.

Vos sabés, que el día en que tu madre vino

Y me dijo con ojos mojados que ibas a venir

.

Cuando el doctor dijo

  • Señor, lo felicito es un varón-

¿Como poder explicarte?

¿Como poder explicartelo?

El amor de un padre a un hijo no se puede comparar

Es mucho más que todo

No si vos sabes

.

Coro..

Vos sabés, todo todo todo todo es el amor

Vos sabés, por el tigre va la familia todo todo

Vos sabés, como cambia la vida

Vos sabés, yo no me quedo no me quedo nunca más o no

.

Los observo, mientras tu madre te mece

Y me hace sentir fuerte... mirarte crecer

La emoción que llevo dentro comparto en este cantar

Con los que miran al frente de noble corazón

.

Cuando el doctor dijo

  • Señor, lo felicito es un varón

¿Cómo poder explicarte?

¿Cómo poder explicartelo?

El amor de un padre a un hijo, no se puede comparar

Es mucho más que todo, oh si vos sabés

.

Coro...

Vos sabes

Carta a mi viejo

Alberto Cortez

'Cualquier día, a cualquier hora, en cualquier lugar . . .

Querido viejo:

Perdona lo de 'viejo'antes que nada

pero es que así te siento más a mi lado

como al mejor de todos mis camaradas

te contaré las cosas que me han pasado,

trataré de explicarte lo que he sentido

en todos estos años que anduve lejos,

las cosas que contigo no he compartido

y que hubiera querido, querido viejo.'

Tú sabes lo que pasa en veinte años

te parece que el mundo es una manzana,

cada día festejas el cumpleaños

arrojando tu vida por la ventana;

yo gastaba los días a mi manera

sin importarme nada, cómo, ni cuando

y al igual que se extiende una enredadera

la soledad, de a poco, me fue ganando.

Dicen que Dios aprieta pero no ahoga

y un día, de repente, llegó a mi puerta

un duende de ojos claros en buenahora

cuando estaba en mi playa casi desierta;

¡Ah! si la vieras viejo, si tú la vieras

como yo la querrías, estoy seguro

más que amante y esposa, es la compañera

que aligera la carga de mis apuros.

Con el alma serena cambían las cosas

la mente queda libre de condiciones

se ancauzan las ideas más ambiciosas

y paso a paso nacen nuevas canciones.

Me las propone el niño que llevo adentro

cada instante que pasa, día tras día

a ellas les descargo mis sentimientos

mi nostalgia, mis ansias, mis rebeldías;

y estoy contento viejo, porque consigo

vivir de lo que amo, con toda el alma

si vieras cuátas noches estás conmigo

cuando escribo una copla de madrugada.

'Y bién, aquí la carta ya se termina

pues la noche ha dejado de ser doncella

la llevará volando una golondrina

hasta allí donde vives, con las estrellas.

Mi querido, mi viejo, mi amigo

Roberto Carlos

Esos tus cabellos blancos, bonitos

ese hablar cansado, profundo

que me lee todo lo escrito

y me enseña tanto del mundo.

Esos pasos lentos que ahora

caminando siempre conmigo,

ya corrieron tanto en la vida

mi querido, mi viejo, mi amigo.

Esa vida llena de historias

y de arrugas marcadas por el viento,

recuerdos de antiguas victorias

son lágrimas lloradas al viento.

Tu voz dulce y serena me calma,

y me ofrece refugio y abrigo,

va calando dentro de mi alma,

mi querido, mi viejo, mi amigo.

Tu pasado vive presente

en las experiencias sentidas,

y en tu corazón consciente

de las cosas bellas de la vida.

Tu sonrisa franca me anima

tu consejo sabio me cría

abro el corazón y te digo

mi querido, mi viejo, mi amigo.

Yo, te he dicho casi todo,

y casi todo es poco,

frente a lo que yo siento.

Mirando tus cabellos

tan bonitos

abro el corazón

mi querido, mi viejo, mi amigo...

Mirando tus cabellos

tan bonitos

abro el corazón

mi querido, mi viejo, mi amigo...

Mirando tus cabellos

tan bonitos

abro el corazón

mi querido, mi viejo, mi amigo...

Mi viejo

Piero

Es un buen tipo mi viejo

que anda solo y esperando,

tiene la tristeza larga

de tanto venir andando.

Yo lo miro desde lejos,

pero somos tan distintos;

es que creció con el siglo

con tranvía y vino tinto.

Viejo mi querido viejo

ahora ya camina lerdo;

como perdonando el viento

yo soy tu sangre mi viejo

Yo, soy tu silencio y tu tiempo.

El tiene los ojos buenos

y una figura pesada;

la edad se le vino encima

sin carnaval ni comparsa.

Yo tengo los años nuevos

y el hombre los años viejos;

el dolor lo lleva adentro

y tiene historia sin tiempo.

Viejo mi querido viejo,

ahora ya camina lerdo

como perdonando al viento;

yo soy tu sangre mi viejo.

yo, soy tu silencio y tu tiempo.

 
Ver tambien
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad | síguenos en: |